Vigilancia o “los siete ojos de Dios”

Fábula de Mercurio y Argos - Velazquez
Fábula de Mercurio y Argos - Velazquez

Y el mal viene (2)

La visión de los siete ojos del cordero en Ap. 5: 6, que son los “siete espíritus de Dios enviados por todo el mundo” es uno de los símbolos más misteriosos de todo el libro de Apocalipsis. Es la visión suprema de Dios en profunda conexión con la realidad humana. Es en este sentido que la vigilancia al ciudadano, entendida como un estado de escrutinio continuo y fanático de seres humanos (un acecho legal generalizado del ciudadano medio al que se le supone una amenaza para el “bien común”, la “salud”, o, más concretamente, las élites políticas y financieras), la vigilancia decía, es una de las lecturas más sádicas que se puede hacer del símbolo de una comunidad . En pura contraposición con un grupo humano aislado, encerrado, aislado y fuertemente fragmentado.

Así, la Biblia usa el lenguaje del simbolismo y las imágenes porque [es] el lenguaje del simbolismo y las imágenes, [el] que pasa por alto el argumento y la agresividad y al mismo tiempo define claramente la diferencia entre la vida y la muerte, entre la libertad y la esclavitud, entre la felicidad y la miseria, en resumen, el lenguaje del amor, y según San Pablo, [el lenguaje que] es probable que dure más que la mayoría de las otras formas de comunicación humana.

Northrop Frye

El libro de Apocalipsis, como se menciona en mi otro artículo Y el mal viene, establece un plan para el mal absoluto; revela su estructura, su anatomía. Es decir, el libro de Apocalipsis es una construcción literaria que revela la grave tendencia humana a involucrarse con la destrucción y la negación de la vida en su forma final. Como tal, posee una riqueza ilimitada de símbolos cuya réplica distorsionada constituye la forma del Mal de articularse y actualizarse: el mal es parásito de la visión, parásito de la luz, de la que se alimenta.

En el artículo mencionado sugerí una lista de posibles correspondencias entre los acontecimientos mundiales de hoy y los símbolos o personajes del libro de Apocalipsis. También mencioné que este es siempre el caso en cualquier período de la historia en que una comunidad humana se vio obligada (por cualquier motivo) a buscar respuestas en el libro de Apocalipsis, ya sea grupos perseguidos, guerras o hambrunas, o cualquier desastre natural causado, generalmente, por el hombre. Y esto todavía es cierto en nuestros días. El mal sigue un patrón de acción, y basa su proceder en una serie recurrente de razones o justificaciones.

El mal siempre miente, oculta, y censura. Y una vez llegado el punto aniquila sin miramientos. Esto es cierto hoy, y mañana lo será también.

Gustav Dore

https://everipedia.org/wiki/lang_en/Book_of_Zechariah

En este artículo quiero acercarme a una de esas correspondencias entre el libro de Apocalipsis y los acontecimientos humanos en lo que se refiere a hacer el mal a gran escala, una escala genocida, que es lo que quiero decir cuando me refiero al mal absoluto.

Apocalypsis Iesu Revelations 22 – Introducción orquestal

El libro de Apocalipsis, y la Biblia en general, parecen señalar que el Mal es una corrupción de lo divino, la bondad de los ángeles o de los hombres. Más precisamente, el Mal parece ser una “parodia” de Dios, de sus obras (siendo la humanidad la más notable) e instituciones (templo o iglesia, rituales, sacrificios, etc.); una burla sin duda, pero también una copia imperfecta y distorsionada de todo. Elemento por elemento el Mal es una caricatura de la creación reflejada en un espejo roto esparcido en el barro. En cierto sentido, es como si el mal no tuviera imaginación o, lo que es más importante, vida.de por sí, y como resultado fuese el trabajo de simios observadores (propensos a la vigilancia, se podría decir) sin la capacidad de construir por sí mismos, o de comprender completamente el funcionamiento y la psicología de todas las cosas humanas. Cada gran idea inventada por mentes malvadas es una parodia de una contraparte espiritualmente liberadora. No al contrario. El Homo sapiens puede haber comenzado su carrera como un simio mortífero, lo suficientemente inteligente como para organizarse en bandas asesinas con armas inteligentes tal como lo vemos hoy, pero el caso es que el amanecer de la espiritualidad, la luz divina que cambios tan trascendentales operó sobre los inteligentes simios, fue un cambio cualitativo que debe ser asumido, mantenido, y llevado adelante. Cueste lo que cueste.

Pero diles que así ha dicho el SEÑOR de los Ejércitos: ‘Vuélvanse a mí, ha dicho el SEÑOR de los Ejércitos, y yo me volveré a ustedes’, ha dicho el SEÑOR de los Ejércitos. No sean como sus padres, a quienes los antiguos profetas proclamaron diciendo que así ha dicho el SEÑOR de los Ejércitos: ‘Vuélvanse de sus malos caminos y de sus malas obras’; pero no me escucharon ni me atendieron, dice el SEÑOR.

Zacarías 1, RVA

Parece obvio que el espíritu, cualquiera que sea su concepción, apunta a una realidad de comunidad y salvación. Parece sugerir la redención de la realidad física de la única manera posible, que es la liberación de las ataduras y las demandas deshumanizadoras, esas que encadenan nuestros pies, manos y cuello a la pared.

Véalo en: http://jessicatokwoo.blogspot.com/2013/09/platos-allegory-of-cave.html

La libertad como un matrimonio ideal de espíritu y carne, un verdadero vínculo de amor, una esencia, dos lados necesarios e inevitables. Libertad por limitación es siempre esclavitud, libertad por extensión de un “uno” en un “otro”, de “nosotros”en “ellos” es lo verdaderamente revolucionario de la libertad. Mujer y hombre es la forma sabia por medio de la cual la naturaleza nos hace conscientes de cómo funciona todo. Lo que somos es un reflejo fractal de lo que es y hace la naturaleza. Negar esto es sencillamente la Muerte, una gran cantidad de ceros a la izquierda.

Cada vez que el mal absoluto levanta su rostro contorsionado (y es fácil ver ese rostro simiesco reflejado en su víctima) aparece una nueva concienciación general como respuesta. La necesidad de la luz es tal que se podría pensar que el Mal podría ser incluso el mecanismo por el cual los seres humanos alcanzaron una comprensión superior y una visión imaginativa (al menos aquellos que no están totalmente poseídos o destruidos por aquel); el mal puede ser una especie de “carta de triunfo” que posee un valor indeterminado; un algo que no hemos llegado a entender del todo, y que probablemente por ello mismo lo convierta en destructivo.

El diablo en las cartas del Tarot.

Crédito: https://angelorum.co/card-meanings/tarot-devil-card/

En sus seminarios bíblicos conocidos como La Biblia y la literatura: una visión personal , Northrop Frye menciona un arquetipo curioso al que puede que no se e preste demasiada atención al principio. Este arquetipo o símbolo aparece en el libro de Apocalipsis:

Y en medio del trono y de los cuatro seres vivientes y de los ancianos vi un Cordero de pie, como inmolado. Tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete Espíritus de Dios enviados a toda la tierra.

Apocalipsis 5, RVA (énfasis mío).

Frye dice (reproduce literalmente las notas que aparecen en esas conferencias):

“Al final de la Biblia se nos presenta algo como [un] desafío a la visión; el hombre es ordinariamente un ego y es un centro de percepción [¿cuándo?] mira hacia afuera en el mundo del tiempo y el espacio [,] que es objetivo para él y creo que al final del libro de Apocalipsis se sugiere que el hombre podría comenzar a tratar de lograr la perspectiva de las cosas, que Dios está representado en toda la Biblia como teniendo, Dios se presenta como viendo todos los tiempos y espacios a la vez como se ve desde una circunferencia a un centro [,] tiene siete ojos que corren de un lado a otro por toda la tierra y aunque pueda parecer fantástico que la experiencia humana ordinaria pueda obtener algo de esa perspectiva, sin embargo, me parece que hay una inversión de nuestra forma ordinaria de ver las cosas que se nos sugieren al final”.

N. Frye, La Biblia y la literatura: una visión personal (conferencias, énfasis mío)

Este es para mí uno de los pasajes más difíciles o enigmáticos que he leído de Frye. Su habitual estilo compacto y lleno de matices parece casi flaquear en este punto. Parece que falta alguna referencial experiencial y Frye parece tener dificultades incluso para sugerirlo vagamente.

En mi opinión, la descripción más cercana, y no menos críptica, de esta experiencia, o visión, o intimidad con el significado, fue El Aleph de Jorge Luis Borges . En este cuento, el Aleph es un punto en el espacio que contiene todos los demás puntos posibles. Quien mire al Aleph puede ver “todo en el universo desde todos los ángulos simultáneamente, sin distorsión, superposición o confusión”. Puede bajarse aquí el texto integro de Borges [1]Hay una buena discusión de El Aleph en este enlace: https://www.culturagenial.com/es/cuento-el-aleph-de-jorge-luis-borges/

“On the back part of the step, toward the right, I saw a small iridescent sphere of almost unbearable brilliance. At first I thought it was revolving; then I realised that this movement was an illusion created by the dizzying world it bounded. The Aleph’s diameter was probably little more than an inch, but all space was there, actual and undiminished. Each thing (a mirror’s face, let us say) was infinite things, since I distinctly saw it from every angle of the universe.”

Jorge Luis Borges, The Aleph
el aleph – Kol Khoze – L’univers borgésien décrit par un rappeur

Quizás también podamos trabajar en torno a la reflexiva visión de Frye analizando la palabra clave visión y viendo su imagen distorsionada en el espejo roto del Mal.

Y es posible que no tengamos que ir demasiado lejos:

16 Y ella hace que a todos, a pequeños y a grandes, a ricos y a pobres, a libres y a esclavos, se les ponga una marca en la mano derecha o en la frente, 17 y que nadie pueda comprar ni vender, sino el que tenga la marca, es decir, el nombre de la bestia o el número de su nombre.

Apocalipsis 13, RVA.

Es obvio para muchos, para la multitud en realidad, que el aparato de vigilancia que hoy pesa tanto sobre las personas y cancela la libertad de tantas formas sutiles pesa más y más con cada día que pasa, con cada nuevo decreto o política absolutista o tiránica, indiscutible (o indiscutida) e inapelable. Es como el ojo que todo lo ve, como el ojo de Sauron en El señor de los anillos, que es un buen ejemplo de la literatura: una criatura malvada que escanea una Tierra Media en busca de su mágico anillo dorado. Buscando, a todas todas, poder; un poder que, en vista de los profundos avances de la tecnología y la biotecnología modernas, ya dejo atrás a la magia. Un ojo de Sauron para cada criatura viviente del planeta, hombre o bestia, mascota o esclavo.

Ilustración en acuarela de
JRR Tolkien del personaje literario
Sauron (Ver: https://en.wikipedia.org/wiki/File:Sauron_Tolkien_illustration.jpg)

Podemos ver en esta imagen pervertida de la visión abarcadora de Dios (o su equivalente, la visión circunferencial del mundo de que habría de ser dotado el creyente) una pesadilla de telaraña de vigilancia, una red de nódulos y centros que cubren cada centímetro del mundo físico y son capaces de alterar la mente a través de cualquier medio de tecnología oculta disponible; una red de viuda negra que llega a todos los rincones de la privacidad e intimidad humana, y posiblemente también a todas las células biológicas del cuerpo humano. Podemos verlo, en pura contraposición a la “inversión de nuestra forma ordinaria de ver las cosas” de Frye, como un estado final de todas las cosas humanas: no una ampliación de la visión y un aumento de la espiritualidad y la libertad humana, sino como una esclavitud eterna en un mundo-mazmorra.Tu cuerpo una célula del mismo, atado y “subido” (una parodia maligna de la “elevación” o la “ascensión”) a una “nube” de Argo, de ojos implacables y siempre vigilantes.

https://greekmythology.wikia.org/wiki/Argus

Argo era un gigante de cien ojos que servía a la diosa Hera. Argo nunca cerraba más de la mitad de los ojos a la vez, por lo que nunca se perdía nada. A instancias de Hera, mató a Equidna* y luego se le encomendó la tarea de proteger a la ninfa Io, que estaba disfrazada de vaca. Sin embargo, Zeus hizo que Hermes matara a Argos y seguidamente Hera envió un tábano para perseguir a Io donde quiera que fuera para picarla continuamente.

Véase también https://en.wikipedia.org/wiki/Argus_Panoptes

Solo podemos adivinar lo que el Argo mitológico le puede sugerir a una mente enferma, o a un mundo enfermo: lo que puede significar para nosotros su papel en el movimiento expansivo del Mal. Los puntos cuánticos también son ojos cuánticos, siempre acechando la carne humana hasta que, como Edipo, nosotros mismos nos sacamos los propios ojos de sus órbitas para ver sólo desde el interior, mientras las Furias nos acosan y acechan. El mundo de la luz, quemada por el Mal en su insidiosa persecución genocida de la humanidad, es un asunto lúgubre. Solo apartando la mirada de la enfermedad mundial de la corrupción y la perversión abyecta podemos ver realmente. Este es el tercer ojo y el espíritu.

La “visión circunferencial” del mundo, a diferencia del frenesí maníaco o la vigilancia policial, sólo puede ser una idea, una realidad de conexión entendimiento humano, aunque suene impracticable, aunque sin embargo ya sea parte de nuestra vida cotidiana, y a un paso de ser reconocida así por todos a nivel global. No importa cuan profanado por mentes y acciones malvadas, la realidad de esa conexión es sentida por la mayoría, especialmente aquella que el antiguo Mal, en su Nueva indumentaria pretende matar o esterilizar. Una idea es solo una idea: sus creadores o descubridores merecen todo el crédito. Pero si no se ofrece al mundo, morará en las sombras y se pudrirá, replicándose, y convirtiéndose en la semilla de un nuevo mal. El mal gobierna ahora el mundo y el bien vuelve a ser claramente visible como su víctima, rival y conquistador final.

Apocalipsis 22: 2 – En medio de la calle de ella, ya ambos lados del río, estaba el árbol de la vida.
Hermes y Argos - Velazquez
Fábula de Mercurio y Argos – Velázquez

(La imagen representa la astucia divina (representada por Hermes, el “mensajero”) haciéndose con el botín del Futuro y la Fertilidad divina (representada por Zeus), aprovechándose de la complacencia inconsciente de Argos, arquetipo de la vigilancia y monstruo de Hera, arquetipo de los celos sin medida).

References

References
1 Hay una buena discusión de El Aleph en este enlace: https://www.culturagenial.com/es/cuento-el-aleph-de-jorge-luis-borges/